Es una afección caracterizada por episodios repetitivos de dolor intenso en la lengua, la garganta, el oído y las amígdalas, que puede durar desde unos pocos segundos a unos cuantos minutos.

Causas, incidencia y factores de riesgo

Se cree que la irritación del IX par craneal es la causa de la neuralgia glosofaríngea y los síntomas usualmente se inician en personas mayores de 40 años de edad.

En la mayoría de los casos nunca se descubre el origen de la irritación. No obstante, los tumores o las infecciones de la garganta y la boca, la compresión del nervio glosofaríngeo por parte de los vasos sanguíneos circundantes y otras lesiones en la base del cráneo pueden causar algunas veces este tipo de neuralgia (dolor de nervio).

Síntomas

Los síntomas de esta afección comprenden dolor intenso en la áreas conectadas al IX par craneal, como la garganta, la región amigdalina, el tercio posterior de la lengua, la nasofaringe (parte posterior de la nariz y de la garganta), la laringe y el oído. El dolor es episódico y puede ser fuerte y, algunas veces, puede desencadenarse por el hecho de deglutir, masticar, hablar, reír o toser.

Signos y exámenes

Se deben realizar exámenes para identificar una anomalía en la base del cráneo, en especial tumores. Entre ellos se pueden mencionar: radiografías, TC e IRM de la cabeza. Este último algunas veces puede mostrar evidencia de inflamación del nervio glosofaríngeo.

Para determinar si un vaso sanguíneo está comprimiendo un nervio, se pueden tomar algunas imágenes de las arterias cerebrales, utilizando técnicas como la angiografía por resonancia magnética (ARM) o la angiografía convencional (radiografía de las arterias con un medio de contraste).

Ocasionalmente, puede ser necesario hacer ciertos exámenes de sangre cuando el diagnóstico no es claro con el fin de descartar otras causas de problemas en los nervios periféricos (neuropatía), como el nivel alto de azúcar en la sangre.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es controlar el dolor. Lamentablemente, los analgésicos de venta libre, como la aspirina o el acetaminofén (paracetamol), no son muy efectivos para aliviar la neuralgia. Los medicamentos más efectivos son realmente los anticonvulsivos, como carbamazepina (Tegretol) , gabantina y fenitoína. Algunos antidepresivos, como la amitriptilina, se utilizan algunas veces con variables grados de éxito.

En casos graves, cuando el dolor es difícil de tratar, se puede requerir una cirugía orientada a la descompresión del nervio glosofaríngeo, la cual generalmente se considera efectiva. En caso de identificarse la neuralgia, el tratamiento por el que se debe optar es el control del problema subyacente.

El tratamiento mediante Radiofrecuencia Pulsada del Nervio Glosofaríngeo se emplea en casos en que han fracasado todos los tratamientos farmacológicos. Se lleva a cabo insertando una pequeña cánula de Radiofrecuencia en la región lateral del cuello, detrás del oído, hasta contactar con el nervio glosofaríngeo. Tras ello se aplica durante varios minutos corriente de radiofrecuencia de forma pulsada, a baja temperatura. Se pueden obtener buenos resultados transcurridos unos días.

Pronóstico

El pronóstico depende de la causa subyacente y de la efectividad del tratamiento inicial. La cirugía se considera efectiva en los casos que no mejoran con el uso de medicamentos.

Complicaciones

Cuando el dolor es severo, puede presentarse disminución del pulso y desmayo. Los efectos secundarios de los medicamentos pueden complicar el tratamiento.

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se presentan síntomas similares a los de la neuralgia glosofaríngea. Se debe acudir a un especialista en dolor o algólogo si se presenta dolor intenso para estar seguro de disponer de todas las opciones para controlarlo.

Share Button